Un desarrollador siendo papá

Un desarrollador siendo papá…

Hola a todos, aquí estamos una vez más después de un tiempo sin escribir, he tenido descuidado mis redes sociales, y el blog en especial, debido a, cómo podrán intuir por el título del post, hace un mes tuve la dicha de convertirme en padre, y debo decir que ha traído un cambio grande en mi vida. Es por esto que en esta ocasión, quiero recordar que esto no deja de ser un blog, y compartir mi experiencia y forma de sentir con esto de ser un desarrollador siendo papá.

Un desarrollador siendo papá

Lo sé, lo sé, aún falta para que la imagen sea del todo cierta, sin embargo el sentimiento ya existe. Es desconcertante estar 8 horas en la oficina cada día (realmente un poco más) y estar pensando en las ganas que tienes de cargar a tu hija, tenerla en tus brazos, y saber que ella puede sentir que la proteges, y sobre todo, la amas.

Debo decir que por ahora soy muy feliz llegando a casa, y viendo a mi novia y a mi hija, es maravilloso. Como desarrollador de software, siempre he tratado de pensar lógicamente, paso horas y horas escribiendo código que, para los mortales, es un tipo de lengua ilegible.

También, otra actividad que realizo durante mucho tiempo es “debuggear” aplicaciones, esta práctica es un proceso que supone un reto para cualquier desarrollador de software, ya que se centra en buscar errores en la aplicación, para así poder corregirlos. Con esto como premisa debo decir que ya encontré mi mayor reto: mi hija.

Cada vez que llora, debo aplicar todo mi conocimiento en esta tarea para poder “saber” que está mal con ella, pañal sucio, hambre, sueño, o simplemente quiere que le den un paseo. Todo esto únicamente observando detalladamente sus gestos, movimientos, sonidos, etc. Es algo sumamente complejo, y la verdad, aún no tengo un algoritmo con el que lidiar del todo con eso, pero seguimos en la etapa de “testing”.

Anteriormente me centraba en pasar horas frente al ordenador, observando charlas de conferencias, probando la tecnología del momento, o simplemente viendo “Los simpsons”, pero ahora, paso horas viéndola dormir, cargandola y paseando por la casa con ella, y sobre todo, amándola.

Esta entrada no tiene ningún objetivo cultural, no creo que pueda transmitir conocimiento alguno, simplemente quería escribir un poco ya que repito, hace un mes me convertí en padre y es el mejor trabajo y cargo el cual he desempeñado, y espero poder realizarlo correctamente en lo que me resta.

Me despido y pronto terminaré esos “post” que tengo en borrador, para que podamos seguir con la temática habitual del blog

El papá más feliz…